Cómo ahorrar mientras estudias

0
2630

Si eres estudiante, tal vez pienses que es muy temprano para pensar en ahorrar. ¡Pero nunca es muy temprano! Ya sea para comprar cosas que te  gusten o para proyectos más grandes como realizar estudios de posgrado o vivir solo, mientras más temprano comiences a ahorrar, más fácil se te hará.

Sofía Macías, Consultora Financiera del Programa Consumo Inteligente de MasterCard, nos brinda algunas ideas para que en lugar de acumular deudas durante tus años de estudio, puedas ahorrar para el futuro.

  1. Combina trabajo con estudio – Aunque puede resultar difícil balancear trabajo y estudios universitarios, es posible conseguir un trabajo que no interfiera con tu tiempo deBusca un trabajo en la misma universidad para que ahorres en transportación y tiempo.  Dale clases a otros estudiantes.  Trabaja en un restaurante para ahorrar en comida.  O busca un trabajo relacionado a tu área de interés académico; así además de ganar dinero, obtienes experiencia.
  2. Mantén un buen promedio académico – Casi siempre las universidades premian a los estudiantes más destacados conLos beneficios de ser un buen estudiante no son sólo académicos; si obtienes becas, tendrás que gastar menos en matrícula y libros, y podrás ahorrar más.
  3. Compra y vende artículos de segunda mano – Antes de comprar algo nuevo, explora las tiendas de segunda mano. ¡Podrías encontrar un tesoro escondido! Rebusca tu clóset para vender las cosas que ya noAsí obtienes un ingreso extra y liberas espacio para cosas que sí uses.
  4. Resiste las ofertas – Muchas veces sentimos el deseo de comprar algo solamente porque está a precio rebajado. Antes de comprarlo, ¡detente y piensa! ¿Es algo que realmente necesitas? Si compras un artículo en rebaja que no necesitas, no estás ahorrando, sino gastando dinero que no has presupuestado.
  5. Convierte tus gastos diarios en ahorros – Hay muchísimas formas de minimizar tus gastos diarios. Desde ahorrar en energía eléctrica y acceso de internet estudiando en la biblioteca en vez de en casa, hasta tomar el transporte público en vez de usar tu auto para ahorrar enTambién desayunar en casa representa un gran ahorro.
  1. Haz un presupuesto y síguelo – Empieza por llevar un registro de transacciones y por llenar tu Hoja de Trabajo de Ingresos y Gastos; también puedes utilizar las calculadoras de Consumo Inteligente, como: Administra tu Semana (visita: http://www.consumointeligente.org/calculadoras/administra-tu-semana/) o la de Presupuesto Mensual (visita: http://www.consumointeligente.org/calculadoras/presupuesto-mensual/).  Anota en ella todos tus gastos; esto te dará una idea clara de los gastos que puedes reducir y los que puedes eliminar. Usa esta información para hacer un presupuesto en el que asignes cantidades mensuales a cada uno de tus gastos, y no las excedas.

¿Se te ocurren más ideas para ahorrar? ¡Adelante! Cada vez se te hará más fácil.

Por: Sofía Macías – Consultora Financiera del Programa Consumo Inteligente de MasterCard