CA - 80 Aniversario

Enfermera Experta Enseña a cómo Salvar y Cuidar la vida de Niños Prematuros PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Serafín Rodríguez   
Sábado 05 de Junio de 2010 00:31

Un minuto puede hacer la diferencia entre la vida y la muerte para un niño prematuro. Por este motivo, 750 enfermeras de Centroamérica actualizarán sus conocimientos en el manejo de los pequeños que nacen antes de tiempo. Para ello participarán de la actividad educativa “Cuidados Centrados en la familia dentro de una Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales”.

 

Este esfuerzo se lleva a cabo porque se sabe que gracias a los avances médicos y a jornadas educativas como la que se desarrollará con estas enfermeras, se ha logrado que más del 90% de los bebés prematuros que pesan 800 g o más sobrevivan.

 

La actividad organizada por Pfizer Nutricionales tiene como objetivo brindarle a este importante grupo de profesionales información de interés para su trabajo, y la posibilidad de compartir con una colega de mucha experiencia en este campo, la reconocida enfermedad inglesa, Alexandra Mancini.

 

Mancini tiene más de 10 años de experiencia en esta área y actualmente trabaja en el  Hospital Chelsea & Westminster en Inglaterra. “Me he esforzado por desarrollar y mejorar el cuidado de un niño en riesgo de morir y de su familia en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales, creo que es crucial y fundamental que los profesionales de la salud compartan experiencias y conocimientos para mejorar la atención que nos esforzamos por ofrecer. Esta asociación y cooperación entre nosotros es la mejor forma de mirar el futuro”, comentó Mancini.

 

La realidad del paciente prematuro

Un niño prematuro es aquel que nace antes de las 37 semanas de embarazo indicó el Dr.Óscar Segreda, Pediatra Neonatólogo de Costa Rica.  Debido a su nacimiento anticipado, los prematuros pesan menos que los bebés que cumplieron su gestación hasta el plazo normal, lo que les puede generar problemas de salud ya que sus órganos no han tenido el tiempo suficiente para desarrollarse. Los prematuros necesitan atención médica especial en una unidad de cuidados intensivos neonatal (UCIN) y deben permanecer ahí hasta que sus órganos puedan funcionar sin ayuda.

 

La UCIN está diseñada para proporcionar a los bebés prematuros una atmósfera que limite el estrés y satisfaga sus necesidades básicas de calor, nutrición y protección para asegurar un crecimiento y desarrollo adecuados.

 

También es muy importante apoyar a la familia. Cuidar de un bebé prematuro exige más tiempo y esfuerzo que hacerlo de un bebé a término, motivo por el cual las clínicas de alto riesgo prestan atención especial a las necesidades de toda la familia en su conjunto.

 

La atención centrada en la familia permite ayudarles a sobrellevar el estrés, la ansiedad y la alteración de los roles paternales que representa tener a un bebé en esta condición.  Esta práctica propone dar atención principalmente a las necesidades físicas, psicológicas y sociales del bebé y su familia.

 

“La medicina moderna es compleja y multidisciplinaria y todos los profesionales involucrados en el nacimiento de un niño juegan un rol muy importante dentro del engranaje, debemos trabajar en forma conjunta para hacer de la salud un estandarte donde tengamos excelente calidad de vida para nuestros niños”, comentó Dr.Segreda.