La Forma del Agua

0
178

En un set fílmico de Toronto, nace una nueva criatura.

“Tráela Doug’ grita el director Guillermo del Toro, al tiempo en que la creatura acuática — hasta la fecha desconocida para el hombre — es conducida a su lugar en el escenario.  “Doug” es, desde luego, Doug Jones, el actor mejor conocido por su trabajo interpretando cualquier número de raras y extraordinarias criaturas… en particular en las películas de Del Toro.  Hoy Doug se encuentra enfundado en un traje prostético de cuerpo entero para darle vida a una criatura que pertenece específicamente a la mitología de Guillermo del Toro que incluye ‘The Pale Man’, y el ‘Fauno’ del Laberinto del Fauno — ambos interpretados por Jones.

Jones es cuidadoso mientras entra en el set, pero cuando del Toro grita “acción” cualquier semblanza del hombre dentro del traje se pierde.  Dentro del tubo de vidrio que la alberga; la criatura cobra vida de forma inmediata, moviéndose con una gracia que es de otro mundo.  Una muda y tímida niña — interpretada por Sally Hawkins — se acerca para dar un vistazo más de cerca.

“Quería hacer una película acerca de una criatura anfibia que cambia la vida de cualquier persona que la rescata,” dice Guillermo del Toro más tarde durante un descanso en la filmación.  LA FORMA DEL AGUA es el resultado; y el encuentro de estos dos personajes — que se conocen en esta escena — es algo emotivo.  Ubicada en 1962, la historia sigue a Elisa — una aseadora en una instalación de investigaciones espaciales – quien establece un contacto inmediato con una misteriosa criatura que es llevada al laboratorio para ser estudiada.  “La idea fue ‘¿podemos contar una historia acerca de una criatura de una manera distinta?’”

La imagen clásica en contra de la cual está luchando del Toro quedó establecida en las películas de monstruos desde el inicio del cine.  “El monstruo que carga a la muchacha por lo general significa que algo malo va a pasar,” dice del Toro. “Pero en ésta película, cuando la carga es algo bello.”

Desde luego, no todo marcha de maravilla para nuestro héroe y heroína.  En los Estados Unidos de 1962, la carrera espacial está chocando con la Guerra Fría, y las figuras políticas de ambos bandos están decididas a tomar la ventaja.  Entra en escena el Dr.Hoffstetler — interpretado por Michael Stuhlbarg — quien tiene la intención de desentrañar los secretos del aparato respiratorio ‘dual’ de la criatura a través del estudio.  Y Richard Strickland — el encargado de seguridad de la instalación — interpretado con una amenazadora alegría por Michael Shannon.  Los motivos de Strickland son mucho más siniestros: la criatura es una cosa que ha sido colocada sobre esta tierra para ser sacrificada y destazada para extraer el conocimiento que contiene.

“Normalmente el personaje de Michael Shannon sería el héroe,” explica del Toro.  “Un tipo guapo, con un hermoso traje y que trabaja para el gobierno.”

La idea se inició para del Toro en los 1990s. El formato era distinto en aquel entonces; una historia acerca de un grupo de exploradores que se topan con una criatura anfibia amistosa en el Amazonas.  La historia se cristalizó hace unos cuantos años cuando Daniel Krauss le dijo a del Toro que tenía una idea para una criatura anfibia en una instalación gubernamental secreta y una aseadora hacia amistad con la criatura.

“Pensé en ella como una historia de amor” dice del Toro.  “Empecé a escribir y se me ocurrió la idea que la época debería de ser 1962, la cual señala el fin del ideal del Sueño Americano.  Vietnam se está iniciando, Kennedy va a ser asesinado, todo el mundo piensa que el futuro va a ser grandioso.  Es un momento en que pienso que las cosas empiezan a cambiar.  Pensé que sería un gran momento para que apareciera algo antiguo, primitivo y de una gran fuerza espiritual como esta criatura.  Es un tiempo en que tipos como Strickland están siendo muy brutales”.

“Me habló mucho acerca de la vida, la mortalidad, y la manera en que somos tan vulnerables en este mundo,” dice Sally Hawkins quien interpreta a Elisa.  Del Toro había escrito el guion teniéndola a ella en mente para el papel y, casualmente, ella había estado trabajando en su propia historia acerca de una mujer que no sabía que era una sirena.  “Me hablaba acerca de la opresión y la supresión, y de las grandes y obscuras fuerzas que operan en nuestro mundo.  Al otro lado de eso existía una increíble pero gentil fuerza que conocemos como ‘el Amor’”.

En efecto, LA FORMA DEL AGUA está tan alejada del cinismo como cualquier obra cinematográfica pueda llegar a estar en estos días que nos habla de lo importante que puede ser el amor.  “Realmente estoy escribiendo acerca del amor de la manera en que lo entiendo,” dice del Toro.  “El momento en que te enamoras de alguien no es el momento en que ves a alguien y a ellos les gustas.  Es el momento en que ellos te ven y luego existes”.

“Elisa”, dice del Toro, “ha sido una persona invisible toda su vida: realiza uno de los trabajos más insignificantes en el planeta, no es capaz de hablar, los hombres ‘importantes’ nunca la pueden ver.  A la mitad de LA FORMA DEL AGUA, Elisa tiene un momento desafiante en donde ella explica su amor por la criatura.  ‘La manera en que me ve,’ nos dice ‘él no sabe de lo que carezco.’”

“La criatura la ve y no está esperando nada,” explica del Toro.  “Él tan solo está contento de verla. Gran parte de la travesía en los cuentos de hadas tiene que ver con el auto-reconocimiento de tu ser esencial.  Quien eres, en todos los aspectos, es la re-afirmación que finalmente viene y eso va de la mano con las historias de amor.  Lo que ves en los ojos de la otra persona es esencialmente a ti mismo.

Cuando Elisa se decide a facilitar la fuga de la criatura fuera de la prisión impuesta por el gobierno; son las personas a las que ella ama las que la ayudan cuando ellos mismos también reconocen el poder de la atracción de Elisa hacia la criatura.  Se trata de su compañera en el trabajo de aseo, Zelda, interpretada por Octavia Spencer, y su vecino Giles, interpretado por Richard Jenkins.

Ambos son almas perdidas:  Zelda lucha en contra de la era en que vive a través del Movimiento de los Derechos Civiles que está en sus inicios. Ella es una mujer Afro-americana ocupando los escaños más bajos de la escala social.  En su casa, su marido Brewster toma ventaja de sus cualidades, aunque jamás han conocido el amor entre ellos.  Mientras tanto, Giles — un artista gráfico de la publicidad en una era que ésta se dirige hacia el uso de la fotografía — es un hombre gay que no lo puede manifestar públicamente por miedo a ser castrado.

“Son gente que vive a las orillas de la sociedad”, dice Spencer.  “Tenemos a un hombre gay que no ha salido del clóset en 1962 y a quien le encantan los musicales.  Luego tenemos a una mujer negra quien trabaja de aseadora.  Representamos a gente que está fuera de la sociedad pero que tiene mucha fe”.

Fue obvio lo que lo atrajo al papel.  “Es el hecho que Guillermo hizo a todos estos personajes centrales,” nos dice.  “Todos somos miembros del club de los ‘otros’ pero todos somos asimismo gente.  Uno quiere a ver a Giles, a Elisa o a Zelda formando parte de su equipo”.

Para Jenkins, leer el guion fue como “dar un paso hacia atrás en el tiempo”. “Se ubica en 1962, pero casi se siente como si fuese una película de los 40’s. No hay nada anticuado en ella, pero se siente como una de esas películas de los grandes maestros.  Es una película del género de Frank Capra.”

“Realmente cae entre muchos géneros maravillosos,” dice Michael Stuhlbarg. “Hay grandes elementos cómicos en la filmación, hay realismo mágico — del cual Guillermo es un maestro — hay tributos hacia otras películas que parecen tener resonancia a través de toda la película como la archi-hipocresía de un DOCTOR STRANGELOVE — la cual parece ser de un género similar –.  Hay muchos otros elementos que de alguna manera del Toro ha logrado conjuntar para ésta película.

“Tan solo me pareció que sería muy divertida,” dice Michael Shannon hablando de su propia atracción al proyecto.  “Hay mucho humor en ella. A la gente le gusta señalar algo así como ‘Oh, (Strickland) él es todo un sádico.’ Y yo digo, ‘Si, pero también es chistoso’”

Y, sin embargo, es una historia muy humana.  Aún el personaje de Shannon se ve justificado por una vida familiar algo oscura y un sentimiento de no ser adecuado… lo que evita que él se convierta en un villano con toda la barba.  “Es una rara combinación en donde a Strickland — en el fondo – la criatura no le parece importar en lo absoluto, pero sí parece darle superficialmente mucha importancia.  Él es una contradicción de esa manera.”

“Sin importar el caos que parecer rodear a todos estos personajes, en el fondo todo tiene que ver con la emoción humana y la manera en que existimos en el mundo,” dice Stuhlbarg. “La criatura se encuentra en el centro de todo esto, y así también está la historia de amor… pero esto hace que la película parezca un poco más mágica debido a esto”.

Al dejar el traje al final del día, Doug Jones reflexiona acerca de la gran cantidad de personajes que ha interpretado para Guillermo del Toro durante el tiempo en que han estado trabajando juntos.  “Creo que son un total de 11 ahora,” dice riendo.  “Ese hombre por sí solo cambió mi vida.  De alguna manera había estado trabajando consistentemente, pero del Toro fue la pieza clave que me llevó de ser ‘un tipo indefinido quien porta trajes de hule’, a una especie de estrella tipo Boris Karloff o Lon Chaney, o Bela Lugosi. Habíamos perdido ese tipo de estrella durante un tiempo, pero Guillermo hizo que esto regresara con mi interpretación a a estos personajes”.

“Le tomó a del Toro tres años en perfeccionar el diseño de la criatura.  Yo necesité cuando menos de un año de diseño antes que la criatura pudiera representarse en arcilla,” nos explica el director.   “Y luego se plasmó en arcilla de la manera antigua. Tuvimos a tres escultores trabajando en ella 24/7. Y luego la repintaron por completo a partir de cero un par de veces.  Con la manera en que se encuentra ahora, creo que hay un momento en la película en donde dejas de ver a la criatura y empiezas a ver al personaje”.

“De hecho, la criatura es tan convincente que — Hawkins dice — que la encuentra sexy.  “Él es increíblemente sexy,” nos dice riendo.  “Eso fue muy importante para Guillermo.  Tiene un cuerpo increíble”.

“Siempre tuvo que haber un atractivo que iba más allá de ‘Oh, que pez tan bonito’. dice Jones. “Esa es una tarea de diseño difícil de lograr.  Aplaudo a todos en cada faceta de esto pues se necesitó de mucha gente para hacer que una criatura como esta funcionara”.

Del Toro no puede menos que reflexionar acerca de la relevancia de LA FORMA DEL AGUA en un mundo como el actual en donde la división y las diferencias evitan que sus habitantes se lleven bien entre sí.  “Los cuentos de hadas salen a relucir en tiempos realmente difíciles,” nos dice.  “Ellos transmitían conocimiento oral y hablaban de la corrupción real o la re-afirmación del poder real.”

LA FORMA DEL AGUA es el cuento de hadas propio de del Toro.  “He hecho HELLBOY y he hecho PACIFIC RIM, y siempre construyo estas instalaciones de concreto las cuales lucen grandiosas,” nos dice.  “Pero siempre cuento la historia desde el punto de vista de los tipos que son los agentes.  (Con LA FORMA DEL AGUA) realmente quería contar la historia desde el punto de vista de los trabajadores de intendencia que se la pasan limpiando los orines de los agentes”.