Nestlé promueve buenas prácticas ambientales

0
414

Los más de mil trescientos empleados de Nestlé en Panamá trabajan con un compromiso claro: gestionar el uso de los recursos renovables de forma sostenible, producir y operar con energía limpia, reduciendo la generación de residuos, disminuyendo el consumo del agua y promoviendo el reciclaje de sus envases, entre otras metas de gestión.

“La estrategia de Creación de Valor Compartido de Nestlé nos orienta sobre nuestro compromiso para cuidar el medio ambiente desde diferentes acciones. Desde el 2010, hemos logrado un ahorro de energía del 38%, una disminución del consumo de agua del 50% y a partir de este año el 100% de la energía en la operación de Panamá proviene de fuentes renovables”, afirma Susanne Cochez, Gerente de Asuntos Corporativos de Nestlé Centroamérica.

Pero la invitación de Nestlé se extiende más allá de sus fronteras. Por eso invita a “conectar a las personas con la naturaleza”, como promueve este año la ONU durante la celebración del Día Internacional del Medio Ambiente, con programas de reciclaje como el de cápsulas NESCAFÉ® Dolce Gusto®, que permite reutilizar su material para generar energía alternativa.

“Estamos comprometidos con una política estricta del correcto manejo de los recursos que utilizamos y la búsqueda por su reciclaje y su reúso. En este caso, invitamos a nuestros consumidores de NESCAFÉ® Dolce Gusto® para formar parte de esta solución ambiental, que estamos convencidos será un paso más en la producción alternativa de energía”, comenta Kim Waigel, Director de Bebidas y Lácteos de Nestlé Centroamérica.

Los consumidores de NESCAFÉ® Dolce Gusto® podrán llevar las cápsulas utilizadas y depositarlas en el centro de acopio de Costa Recicla, en Costa del Este. Desde este lugar de recolección, las cápsulas se transportarán a hornos cementeros para recuperar la energía del material, que se utilizará como energía para la fabricación del cemento. Esta es una una alternativa segura que reduce la dependencia de combustibles fósiles, y por lo tanto reduce la emisión de gases de efecto invernadero. Para 2017, se espera recoger cerca de 60,000 cápsulas en la ciudad.

Con acciones concretas Nestlé contribuye a reducir el impacto ambiental y promueve que sus consumidores incorporen buenas prácticas ambientales, como es el reciclaje en sus estilos de vida.

A la fecha, en comparación al año 2010, Nestlé avanza con resultados en reales en sus compromisos medioambientales:

  • Todas las fábricas de Nestlé desarrollan proyectos para reducir la cantidad de residuos, logrando una reducción del 82%. Los proyectos están enfocados en mejorar la clasificación de los residuos desde su generación en las diferentes áreas y líneas de producción, así como buscar opciones locales de reúso y tecnologías de reciclaje de residuos.
  • Gracias a la implementación de 30 proyectos de ahorro de energía, se logró la reducción regional de 38%. Con esta acción Nestlé busca reducir su huella de carbono, mitigando los impactos ambientales de sus operaciones.
  • A través del desarrollo de cerca de 15 proyectos de ahorro de agua, se logró la reducción en 50% de su consumo de agua en Centroamérica.
  • Se concretó la compra de energía eléctrica de fuentes renovables para cubrir el 100% de los requerimientos de electricidad para nuestras operaciones en Panamá, su uso empezará a aplicarse a partir de abril de 2017.
  • Asegurar el suministro de electricidad renovable es un componente importante en la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), así como por medio de proyectos de reducción de consumo de energía directa, se logró reducir el 39% de emisiones.
  • Durante 2016, en la región, Nestlé logró una reducción del 42% en el uso de los materiales de empaque respecto al año anterior.

Como empresa líder en nutrición, salud y bienestar, Nestlé continuará comprometido con la reducción de emisiones GEI (Gases de Efecto Invernadero), la gestión responsable del agua, la reducción de los residuos a cero, el uso eficiente de los recursos, la sustitución de combustibles por otros más limpios, la inversión en fuentes de energía renovables, la optimización de redes de distribución y la ayuda para la adaptación de los sistemas agrícolas y de producción al cambio climático.